domingo, 10 de abril de 2011

La impotencia de no poder seguir.

Los que salimos en bicicleta, en plan deportista de fin de semana, nos hartamos de decir que no pretendemos ganar ningún Tour, que solo hacemos deporte por mantenernos un poco en forma, que no queremos competir, pero... que difícil resulta que algún grupo te alcance, te anime a ponerte a rueda y no hacerlo.

No nos damos cuenta que si nos han alcanzado es por que llevan una velocidad superior, y si en esos momentos vamos en plan relax, cosa que no suele ocurrir, es posible que nos cojamos a rueda y podamos mantener el ritmo, pero por lo general, si ya vas cascado, puede que con un poco de pundonor se aguante durante algunos kilómetros, pero eso se paga y cuando finalmente se pierde contacto y se bajan un poco las pulsaciones, es difícil mantener incluso el ritmo habitual, ya que el cuerpo está mucho más castigado y necesita reposo.

Resulta frustrante este hecho, por ello mi consejo para los que, como yo, no tenemos una forma excesivamente buena, es no entrar el trapo de los buenos, si nos adelantan, pues ¡adiós y muy buenas...! , nosotros a nuestro ritmo, que nos permitirá ir mejorando en nuestras marcas, sin unos agotamientos innecesarios que lo más probable es que sean perjudiciales para la salud.

Ánimos y a seguir entrenando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogs