miércoles, 23 de febrero de 2011

Hay que entrenar más.

Ya lo se, no tengo excusa, si no voy más es mi culpa. Tengo que entrenar más, pero... ¡hay tan buenas razones para quedarse en casa después de comer!...

Voy a intentar tomarme la bici con más seriedad, de lo contrario hasta puede ser contraproducente, toda la semana sin hacer ejercicio y el fin de semana, ¡palizón!.

Ya hace algunos meses que estoy intentado entrenar con regularidad. Hasta hace un par de semanas lo hacía con la montañera, y las sensaciones que tenía eran buenas, creía que estaba entrenando bien, pero ahora que he empezado a salir con el grupo en domingo me doy cuenta de que el ciclismo de montaña nada tiene que ver con el de carretera, al menos tal y como nosotros lo practicamos.

Por ello ahora estoy entrenando ya con la bici de carretera y espero ir consiguiendo mejorar poco a poco.

Mi entrenamiento consiste en mejorar la distancia recorrida en una hora, cada día que salgo, (al menos dos días entre semana) más el domingo con el grupo.

Lo que hago es poner el cuecuentakilómetros a cero en la puerta de mi casa y dirigirme hacia Eslida, saliendo por Porcelanosa (no explico más la ruta porque todos los ciclistas de la zona la conocen). Cuando llevo una hora exacta de recorrido, doy la vuelta y regreso por el mismo sitio, recordando el punto donde se ha completado la hora.

El día siguiente intento llegar algo más lejos y así sucesivamente.

Hace un par de años hice este entrenamiento y la verdad es que, dentro de mi condición física que no es muy buena, conseguí mejorar al menos dos kilómetros en pocos días.

Ya os iré contando si este año me va tan bien o me canso antes.

Y vosotros ¿Qué hacéis para entrenar?. Ánimo.

domingo, 20 de febrero de 2011

Grupo cicloturista Capicua.

Voy a aprovechar este blog de noticias ciclistas, para convertirlo en la página oficial del Grupo Capicúa.

Lo hago con la intención de perpetuar unos años más este grupo, que tras más de 20 años en el panorama cicloturista de Villarreal, parecía que le había llegado la hora de desaparecer.

Cada día eran menos los que acudían a la cita semanal con la carretera, hasta el punto de que había semanas que no acudía nadie o salía un único componente del grupo.

Llevamos algunas semanas, en que parece que se está recuperando la ilusión, y algunos hasta mantienen la forma, por ello, y con ánimo de estimular al resto, voy a intentar mostrar mis sensaciones en este blog, abierto también al resto del grupo y de ciclistas en general, para que opinen, comenten, propongan, ..., sobre las etapas semanales.

Por comenzar con la de hoy, diré que hemos salido a las 08:00 más o menos, de nuestro punto de partida habitual, que sigue siendo La bocateria Los Luises. Allí nos hemos reunido Vicente Manzanet, que estrenaba cuadro, Raúl Tirado, Carlos Llop, Andrés y yo mismo.

No teníamos ningún plan especial, pero por lo visto durante le semana alguien ya había comentado con Vicente Mora que, si íbamos hacia Benlloch él saldría a nuestro encuentro, con lo que Carmen y Lolin, sabedores de esto, había hecho marcha diez o quince minutos antes hacia esta población, así que hemos salido en persecución de ellas, por lo que sin quere el ritmo iba "in creschendo". Pronto he empezado a notar mi falta de forma, ya que antes de llegar a Borriol ya iba solo.

La llegada por detrás de seis componentes del grupo La Corca, me ha animado a unirme a ellos para ver si podía dar alcance a mis compañeros, pero no he durado con ellos ni cinco minutos, pero bueno, algo he adelantado, ya tenia a la vista a Carlos y a Andrés, que habían levantado el pié para esperarme, pero, ¡vaya! ¡que mala suerte!, les he dado alcance a escasos 500m de la subida a la Pobla, con lo que en esta rampa he vuelto a quedarme solo.

Estaban esperándome en el carril bici que han hecho para llegar hasta Cabanes.

Desde aquí hasta el desvió de Benlloch se ha dado algún tirón con lo que Vicente Manzanet y Raúl se han adelantado, más tarde, ya en el tramo de entrada a la población, se me han escapado Carlos y Andrés, con lo que he llegado solo al Bar de Perito, que es donde solemos almorzar, cuando vamos a este pueblo.

Nada más entrar, una grata sorpresa. Juan Clausell, "Juanito" estaba allí. Había salido con Carmen y Lolín después de más de medio año sin tocar la bici.

Un buen almuerzo y un regreso mucho más cómodo hasta casa, en el que a pesar de llevarse un buen ritmo, el hecho de predominar la tendencia a bajar, hace que el mismo recorrido se realice en bastante menos tiempo.

He de hacer constar que Antonio Diaz, que simultanea la bici con la carrera a pié, y que estaba entrenando por la Villavieja, a cogido el coche y se ha venido a almorzar con nosotros, lo que es de agradecer.

Bueno ya os iré contando y si alguien se anima que nos cuente también sus vivencias ciclistas.

Blogs